Cuidando a una persona con Alzheimer

July 7, 2016

Se estima que una de cada nueve personas de 65 años o más desarrolla Alzheimer, por lo que la mayoría de nosotros conoceremos a un ser querido afectado por la enfermedad. Debido a que los pacientes con Alzheimer necesitan una gran cantidad de cuidados y compañía, es muy común que los hijos y nietos cuiden a sus seres queridos con esta enfermedad. De hecho, cuando es posible, la atención domiciliaria es a menudo la mejor opción para las personas con Alzheimer, tanto por su comodidad como por sus aspectos prácticos financieros. (Aunque muchos médicos recomiendan centros especializados de "cuidado de la memoria" para sus pacientes de Alzheimer, la mayoría de los seguros de salud, incluyendo Medicare, no cubren sus altos costos). Un ayudante de cuidado en el hogar permite que las personas con Alzheimer continúen viviendo en sus casas mientras reciben asistencia con las actividades cotidianas que necesitan para mantenerse saludables.

Si recientemente ha asumido el papel de cuidador de una persona con Alzheimer, es probable que desee aprender más, pero puede que no sepa por dónde empezar. Aquí colocamos algunos de los consejos básicos e importantes a seguir.

Práctica de la atención individualizada

Debido a que el Alzheimer es una enfermedad progresiva que afecta a diferentes personas de diferentes maneras, es extremadamente importante reconocer que no existe un enfoque único para el cuidado del Alzheimer. Cada persona tendrá una serie de necesidades, preferencias e impedimentos únicos a tener en cuenta. También es de vital importancia reevaluar periódicamente estos factores, ya que cambiarán con el tiempo.

Cuando sea apropiado y especialmente en las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer, asegúrese de que su ser querido dirija su propio cuidado lo más que pueda. Aunque hablar con un ser querido con Alzheimer es típicamente difícil - tanto la pérdida de la memoria a corto plazo como la confusión son los sellos distintivos tempranos de la condición - sea paciente, haga todo lo posible para evitar frustrarse y mantenga abiertas las líneas de comunicación.

Preparación del entorno del hogar

Cuando se cuida a una persona con Alzheimer en una situación de cuidados en el hogar, hay una serie de medidas de seguridad importantes que usted necesitará tomar, especialmente si su ser querido experimenta un deterioro cognitivo severo.

Un consejo universal que se aplica a cualquier persona con problemas de movilidad (no sólo a aquellos con Alzheimer) es despejar los pisos y evitar los cables de extensión con los que se pueda tropezar o que puedan presentar un riesgo de incendio.

Ciertos artículos deben mantenerse alejados del paciente y preferiblemente bajo llave: medicamentos, alcohol - además de los peligros obvios para la salud, el alcohol puede exacerbar los síntomas de la enfermedad - y armas como pistolas y cuchillos. Para las personas gravemente afectadas, asegúrese de cubrir los tomacorrientes con cubiertas de plástico.

Asegúrese de que todas las escaleras tengan al menos un pasamanos y un interruptor de luz en la parte superior e inferior de la escalera. Coloque una lista con los números de emergencia cerca de todos los teléfonos en caso de que su ser querido necesite ayuda pero no pueda recordar números importantes.

También necesitará instalar cerraduras seguras en puertas y ventanas, tanto para evitar deambular como para mayor protección - las personas con Alzheimer son especialmente vulnerables a los ladrones.

Mantener la seguridad en la cama

Mientras que hace modificaciones a la casa, el dormitorio también requiere atención especial. Algunas de las lesiones más graves que puede sufrir una persona mayor se producen en el dormitorio; el despertarse por la noche provoca tropiezos y caídas que pueden provocar complicaciones médicas graves.

Asegúrese de que su ser querido esté seguro en la cama, haciéndose cargo de todas las necesidades que puedan hacer que se pare en la noche. Aborde el hambre, la sed, el dolor, la intranquilidad y la necesidad de usar el baño con anticipación como parte de su rutina nocturna.

Aunque usted puede minimizar la ocurrencia, su ser querido todavía se levantará periódicamente de la cama durante la noche, así que asegúrese de planearlo. Mantenga el piso despejado y libre de objetos con los que la persona pueda tropezarse, como alfombras y calentadores. De ser posible, también se deberían colocar colchonetas que no presenten un riesgo de tropiezo alrededor de la cama para suavizar las caídas cuando ocurran. Una o dos luces de noche también pueden brindar una mejor visibilidad en la oscuridad.

Tenga mucho cuidado si considera colocar camas estilo hospital con barras a los lados, ya que estas pueden causar lesiones graves. Aunque son efectivas en algunas situaciones, estas barras pueden confundir al paciente de Alzheimer, que puede intentar treparse sobre ellas.

Si usted vive con el paciente que usted cuida, trate de dejar un monitor de bebé en la mesita de noche. Si su ser querido se cae, usted podrá actuar inmediatamente para minimizar el daño causado.

Compensación del cuidador

Cuidar a una persona con Alzheimer a menudo es difícil y requiere mucho tiempo, lo que hace que muchos cuidadores a tiempo completo reduzcan significativamente su trabajo fuera del hogar. Si usted se encuentra en esta situación y su ser querido está inscrito en Medicaid de Nueva York, usted puede calificar para recibir un salario a través del Programa de Asistencia Personal Dirigida al Consumidor. Para obtener más información sobre cómo inscribirse en el CDPAP,  ¡contáctenos hoy mismo en FreedomCare!

Comenta en esta publicación del blog