Chat with us, powered by LiveChat
Nuestra respuesta al COVID-19
Cómo mantenemos a nuestros pacientes y cuidadores seguros
APRENDA MÁS

Meditación vs. Oración

June 1, 2020

La oración y la meditación son prácticas espirituales antiguas. Han sido practicadas por diferentes culturas y religiones en todo el mundo durante miles de años.

 

Pero tendemos a pensar en ellos de manera diferente. Cuando piensas en la oración, puedes imaginar a alguien en una iglesia, mezquita, sinagoga o templo. La meditación, por otro lado, evoca una imagen de alguien sentado en silencio con los ojos cerrados.

 

Si bien es cierto que la oración y la meditación son diferentes en algunos aspectos, comparten algunos puntos en común. Ayudan a las personas a crear una conexión con lo divino o el universo, así como a buscar la paz interior y la comodidad. Estas prácticas también pueden traer beneficios físicos y mentales.

 

Por estas razones, y más, la oración y la meditación pueden ser prácticas efectivas para los ancianos.

 

Oración y meditación para personas mayores

 

A medida que envejecemos, nos enfrentamos a nuevos desafíos.

 

Podemos luchar con discapacidades y perder parte de nuestra independencia cuando se trata de cosas como las tareas diarias. También es posible que tengamos que lidiar con el aburrimiento, que a menudo conduce a la depresión. Y a veces, amigos y seres queridos fallecen, y nos queda una sensación de pérdida y tristeza.

 

En momentos en que nos sentimos solos o vulnerables, la oración y la meditación pueden traernos paz y esperanza, junto con otros beneficios.

 

En este artículo, cubriremos tanto la meditación como la oración.

 

Discutiremos sus similitudes, diferencias y sus beneficios. Analizaremos ambas prácticas en detalle para que puedas decidir cuál podría ser mejor para ti.

 

¿Cuál es la diferencia entre la oración y la meditación?

 

Antes de profundizar en los beneficios de la oración y la meditación, veamos las diferencias (y similitudes) entre estas dos prácticas antiguas.

 

¿Qué es la oración?

 

En pocas palabras, la oración es la práctica de comunicarse con lo divino.

 

La oración es practicada típicamente por personas que siguen una religión. Pero no tienes que ser parte de una fe organizada para rezar. Puedes orar mientras creas en un poder superior, ya sea que lo llames Dios, lo divino o el universo.

 

En la oración, estás ofreciendo tu corazón y mente al poder superior. Estás enfocando tus pensamientos en lo divino. Estás entregando tu pasado, presente y futuro a Dios. Estás buscando fortalecer tu conexión con el espíritu divino para que pueda afectar el cambio en y a través de tu existencia humana.

 

¿En qué consiste la oración?

 

La forma en que oras a menudo está vinculada a tu sistema de creencias. Por ejemplo, una sesión de oración en un templo hindú podría ser muy diferente de lo que verías en una iglesia católica.

 

La oración es una experiencia profundamente personal. Entonces, no hay necesariamente una forma correcta o incorrecta de hacerlo siempre y cuando creas que te estás conectando con lo divino.

 

Pero aquí hay algunas formas comunes de oración que las personas practican en todo el mundo.

 

Adoración - La adoración es una forma de oración donde expresas tu adoración por Dios. Reconoces la grandeza de lo divino y tu fe en el poder superior.

 

Petición - La mayoría de nosotros estamos familiarizados con este. Una oración de petición es donde le pides a Dios un resultado particular, ya sea espiritual o material. Puedes pedir una mejor salud para ti o un ser querido, mejores finanzas o relaciones armoniosas, entre otras cosas. Pero también profesas tu confianza en lo divino y aceptas la voluntad de Dios en caso de que tu oración no sea respondida de la manera que esperabas.

 

Acción de Gracias - Una oración de acción de gracias es cuando le estás agradeciendo a Dios por las bendiciones en tu vida: pasado, presente y futuro. También puedes interpretar esto como una oración de petición en algunos casos. Si tu fe es fuerte, esperas que Dios conteste tus oraciones, y oras dando gracias de antemano.

 

Himnos o cantos - Los cantos, himnos o incluso canciones se pueden usar para expresar tu fe en lo divino. Hay varias formas de estas oraciones, dependiendo de la religión y la cultura.

 

Esta no es una lista completa de ninguna manera. Tu religión puede tener su forma única de orar, y eso es tan efectivo como cualquier otro. Lo fundamental es orar de todo corazón y tener un fuerte deseo de conectarte con el espíritu divino.

 

Si nunca has orado, tu primer paso puede ser conectarte con aquellos que comparten tu fe en tu comunidad. Si sigues una religión grande, debería haber una organización en algún lugar cercano a ti. También puedes buscar comunidades religiosas en línea para ver si hay reuniones locales.

 

Y, por supuesto, siempre puedes comenzar por tu cuenta. Todo lo que necesitas hacer es reservar unos minutos cada día para sentarte en silencio y hablar con Dios.

 

¿Qué es la meditación?

 

La meditación (también conocida como atención plena) ha ganado popularidad en el mundo occidental en las últimas décadas. Pero al igual que la oración, la meditación es una práctica antigua que se remonta a miles de años.

 

El propósito de la meditación es alterar tu conciencia, cambiar tu estado mental. Es una práctica mental que te permite experimentar un estado elevado de conciencia. Hay varios beneficios de la meditación, como veremos más adelante.

 

Mucha gente piensa en la meditación como una práctica del este, a saber, el budismo y el hinduismo. Si bien esas religiones practican la meditación, también ha sido parte de otras culturas en todo el mundo. El cristianismo, el judaísmo y el islam tienen sus versiones de prácticas meditativas.

 

Un error común sobre la meditación es que es una práctica religiosa. Pero no es así. Cualquiera que quiera una mayor conciencia puede meditar, ya sea que crean en un poder superior o no. La religión no tiene nada que ver con eso.

¿En qué consiste la meditación?

Al igual que la oración, hay diferentes formas de meditación. Pero el método más común es practicar una forma de concentración o enfoque.

 

Podría ser tan simple como concentrarse en su respiración, o puede repetir una palabra o "mantra". La idea es que, al enfocarte en una cosa, eliminas todas las distracciones, lo que te permite alcanzar un mayor nivel de conciencia.

 

Las otras técnicas populares de meditación son la visualización y la conciencia mente-cuerpo.

 

Usando la visualización, relajas tu cuerpo, cierras los ojos e imaginas una situación que encuentres calmante y relajante.

 

La técnica de conciencia mente-cuerpo implica explorar y relajar intencionalmente cada parte de tu cuerpo. La idea es que, al lograr la relajación física, también calmarías tu mente y alcanzarías un estado superior.

 

Para comenzar con la meditación, tienes algunas opciones.

 

Si tienes acceso a un estudio de yoga, generalmente ofrecen clases de meditación. También puedes consultar con tus centros de ancianos locales para ver si tienen alguna sesión de meditación programada. De lo contrario, Headspace es una aplicación de meditación diseñada para principiantes.

¿En qué se parecen la oración y la meditación?

 

Las técnicas de oración y meditación son diferentes, como es su propósito, hasta cierto punto. Pero hay bastantes similitudes entre ellos.

 

Al igual que la meditación, la oración puede ser una práctica contemplativa. Muchas personas experimentan un elevado estado de conciencia durante la adoración. En etapas avanzadas, ambos métodos pueden alterar tu conciencia. Al concentrarse en tu conexión con Dios, estás eliminando las distracciones, lo que puede ayudarte a alcanzar una mayor conciencia, como la meditación.

 

Además, durante la meditación y la oración, tratarías de reducir las distracciones tanto como sea posible. Puedes buscar un espacio tranquilo donde puedas relajarte y practicar en paz. A menudo, un lugar de oración como una iglesia, templo o mezquita tendrá como objetivo crear un ambiente tranquilo y meditativo para que puedas concentrarte en tu oración.

 

Una de las razones por las que ves que la meditación se practica en tantas culturas religiosas es que las dos prácticas pueden complementarse entre sí. Si crees en un poder superior, una práctica de meditación puede mejorar tu oración y tu conexión con Dios. Viceversa, rezar de antemano puede tener efectos similares en la meditación.

¿Por qué la oración y la meditación son importantes para las personas mayores?

 

Ahora que hemos discutido la oración y la meditación, veamos cómo puedes beneficiarte de estas prácticas en tus años dorados.

La oración mejora el estado de ánimo en adultos mayores

 

Los trastornos del estado de ánimo como la depresión y la ansiedad entre los ancianos es una preocupación creciente. Los adultos mayores son propensos a los trastornos del estado de ánimo por varias razones, como la soledad y el aburrimiento, entre otros.

 

Una práctica regular de oración puede ayudar a mejorar el estado de ánimo de las personas mayores.

 

Un estudio publicado analizó dos grupos de adultos mayores diagnosticados con depresión. Un grupo tenía una práctica regular de oración, y uno no. El grupo que rezó tuvo una reducción significativa en los síntomas de depresión en comparación con el grupo que no lo hizo.

 

Y no se trata solo de trastornos del estado de ánimo. Según un estudio de la Universidad de Baylor, los adultos mayores que rezaban regularmente disfrutaban de un mayor bienestar. Tenían un mayor sentido de optimismo y autoestima en comparación con los que no rezaban.

La oración puede proporcionar comunidad

 

La soledad es otro desafío al que se enfrentan las personas mayores, debido a varias razones, como la movilidad limitada y un círculo social cambiante.

 

Uno de los beneficios de la oración es que puede conectarte con una comunidad de personas de ideas afines en tu lugar de adoración. Las personas en las iglesias, mezquitas, sinagogas o templos están conectadas a través de su fe y tienden a cuidarse mutuamente.

 

Ser parte de un grupo muy unido puede brindarte seguridad emocional que es vital para tu bienestar.

Una práctica de oración puede proporcionar un propósito

 

Similar al punto anterior, una práctica de oración puede aportar propósito y estructura a tu día.

 

Puedes comenzar tu día libre con oración como parte de tu rutina matutina. O puedes tener eventos programados en tu iglesia local, como una reunión de grupo de oración, por ejemplo. De cualquier manera, crear un ritual de oración y tener una comunidad que te apoye puede brindarte un sentido de propósito.

 

A través de tu lugar de adoración, también puedes encontrar oportunidades para servir a los demás. No solo puedes ayudar a tu comunidad, sino que también puedes beneficiarte del sentido de propósito que viene de ayudar a otros.

 

La meditación puede mejorar la función cerebral

 

A medida que envejecemos, nuestra función cognitiva disminuye naturalmente. Tal vez te hayas dado cuenta de que tu memoria no es lo que solía ser o que te lleva un poco más de tiempo procesar la información.

 

La buena noticia es que, con la meditación, puedes mejorar tu función cognitiva a cualquier edad.

 

Una revisión de 2014 analizó numerosos estudios con adultos mayores y los efectos de la meditación en su función cerebral. Descubrió que aquellos que meditaban regularmente experimentaron mejoras en la memoria, la capacidad de concentración y la velocidad de procesamiento.

 

La meditación puede mejorar el estado de ánimo

 

Como mencionamos anteriormente, las personas mayores son más susceptibles a trastornos como la ansiedad y la depresión. Hay evidencia que sugiere que la meditación puede ayudar a reducir el estrés y mejorar el estado de ánimo. Al menos, meditar te ayudará a sentirte más tranquilo y relajado, lo que puede tener varios efectos positivos en tu salud mental.

 

La meditación puede mejorar la salud

 

No solo tu salud mental puede beneficiarse de la meditación. Hay indicios de que la práctica de la atención plena también puede mejorar aspectos de tu salud física, como la circulación y la digestión.

 

El papel de la meditación en la relajación y la reducción del estrés podría desempeñar un papel en sus diversos beneficios potenciales para la salud.

 

Según un estudio, la meditación de atención plena parecía prevenir los brotes de colitis al reducir el estrés. Además, la American Heart Association ha declarado que existe un posible vínculo entre la meditación y una reducción en el riesgo para la salud del corazón.

¿Cuál es el adecuado para mí: oración o meditación?

 

Como hemos discutido en el artículo, tanto la meditación como la oración pueden tener un efecto positivo en tu bienestar como persona mayor. Estas prácticas pueden mejorar tu estado de ánimo, tu sensación de bienestar y potencialmente incluso tu salud.

 

Si eres alguien que cree en un poder superior, puedes probar la oración, la meditación o ambas. Si no crees en un poder superior, entonces la meditación podría ser más adecuada para tu sistema de creencias.

 

Lo vital para tener en cuenta es que uno no es mejor que el otro. Ambos pueden mejorar significativamente tu vida si los practicas constantemente. Por lo tanto, debes elegir la práctica que disfrutarás y tendrás más probabilidades de seguir a largo plazo.