Cómo elegir el momento adecuado para la atención en el hogar

June 28, 2016

Muchos - si no la mayoría - de nosotros vamos a necesitar algún tipo de cuidado en el hogar en algún momento de nuestras vidas, ya sea debido a lesiones, enfermedades crónicas o edad avanzada. Puede ser difícil renunciar a una parte de nuestra independencia personal para que otra persona se haga cargo de nuestras necesidades diarias. Las cosas se complican más cuando vemos a un padre u otro ser querido luchando para arreglárselas por sí mismo.

¿Por qué elegir el cuidado en el hogar?

El cuidado en el hogar es una opción ideal para un padre de edad avanzada o una persona con una discapacidad que prefiere vivir sola pero que necesita ayuda para ciertas cosas. Es mínimamente perturbador, ofrece más flexibilidad y privacidad comparado con los centros de vida asistida a tiempo completo. En la medida de lo posible, estos arreglos también son objetivamente mejores para el bienestar físico y mental de las personas mayores. Los estudios han demostrado que los pacientes con demencia que inicialmente permanecen en un entorno de atención familiar viven más tiempo que los que son transferidos a centros de vida asistida con anterioridad.

¿Cuáles son las señales de que podría ser el momento de contratar a un ayudante de cuidado en el hogar?

En general, la necesidad de cuidado en el hogar será señalada por cambios en la salud de un ser querido, calidad de vida, y/o los arreglos de vivienda existentes. Cualquiera de estas circunstancias puede perjudicar la capacidad de una persona para vivir independientemente. Las cosas específicas en las que hay que fijarse incluyen:

• Dificultad para completar "actividades cotidianas" - que son habilidades que un adulto necesita para vivir independientemente sin un cuidador. Estas actividades incluyen tanto las tareas "básicas" necesarias para el funcionamiento diario, como alimentarse y bañarse, como las actividades "instrumentales" que una persona necesita realizar para vivir independientemente, como ir de compras y hacer las tareas domésticas.

• Problemas con la movilidad - problemas para moverse por la casa y caídas frecuentes. Las caídas pueden ser mortales para los ancianos. Si su ser querido ha sufrido recientemente múltiples caídas graves, puede que sea el  momento de recibir cuidados en el hogar. Un cuidador puede ayudar con el desplazamiento y asumir tareas especialmente riesgosas.

• Permanecer en casa - ya sea debido a ansiedad, depresión o limitaciones físicas. Estar confinado en casa limita la capacidad de una persona para hacer diligencias.

• Mala nutrición - pérdida o aumento significativo de peso y/o deficiencia nutricional. Cuando una persona de edad avanzada ya no puede cocinar comidas saludables o ir a un supermercado, es posible esa persona este viviendo de comiendo chatarra. Una mala alimentación puede conducir a problemas de salud más graves, creando un círculo vicioso. Aunque la preparación de comidas es un deber común para los cuidadores, los residentes de Nueva York mayores de 60 años que están confinados en sus hogares pueden ser elegibles para recibir comidas gratuitas entregadas a domicilio a través de la oficina local para el envejecimiento. Estos programas pueden ser una alternativa a los cuidados en el hogar para las personas que les cuesta prepararse comidas saludables de manera regular pero que de otra manera pueden vivir independientemente.

• Pérdida personal - muerte de un cónyuge u otra persona cercana, como un amigo cercano o un hijo adulto. El duelo puede desencadenar una disminución en la función, empeorando tanto los problemas físicos como mentales. Además, el difunto puede haber asumido responsabilidades de cuidador que ahora tendrá que ser ejecutado por un tercero.

• Otros efectos del envejecimiento: cualquier cosa que interfiera con la capacidad de una persona para vivir independientemente. Alguien que tiene problemas para recuperarse de una lesión o enfermedad puede necesitar un ayudante de cuidados de salud en el hogar o una enfermera. Una apariencia descuidada puede indicar problemas con la higiene personal o el lavado de la ropa. Olvidar pagar las cuentas o tomar medicamentos son responsabilidades básicas que un asistente de cuidados en el hogar puede supervisar.

Cualquiera de los problemas anteriores pueden requerir una evaluación de los cuidados por parte de un ser querido o de un profesional de la salud. Estas encuestas evalúan la capacidad de una persona para vivir independientemente y son el mejor medio objetivo de saber cuándo es necesario el cuidado en el hogar. Aunque las circunstancias pueden variar, el momento oportuno para el cuidado en el hogar se da cuando una persona ya no puede vivir solo de forma segura.

¿Cómo podemos pagar los cuidados en el hogar?

Muchos programas de seguro de salud - incluyendo Medicare y Medicaid - cubren algunos o todos los costos asociados con el cuidado médico necesario en el hogar bajo lo que normalmente se conoce como "beneficio de salud en el hogar". Este beneficio puede ser aplicable a pacientes que requieren atención por parte de una enfermera especializada de manera intermitente, terapia ocupacional continua, terapia física y/o servicios de terapia del lenguaje.

Mientras que estos beneficios tradicionalmente pagan por el cuidado en el hogar a través de agencias, muchas personas de la tercera edad se sienten más cómodas recibiendo cuidado por parte de un amigo o familiar. Mientras que estos cuidadores informales anteriormente no recibían compensación, los beneficiarios de Medicaid en Nueva York pueden calificar para participar en el Programa de Asistencia Personal Dirigida al Consumidor (Consumer Directed Personal Assistance Program, CDPAP). A través de este programa, alguien que necesite cuidado en el hogar puede directamente contratar y pagar a un asistente personal, como un hijo adulto. Si usted o un ser querido está considerando el cuidado en el hogar y le gustaría saber más acerca del CDPAP, contáctenos en Freedom Care hoy para más información.

Comenta en esta publicación del blog